MITO

Estándar

           Según tengo entendido la historia transcurría en un pequeño pueblo en un valle de lo que entenderíamos hoy en día como Grecia. En ese valle había un pequeño pueblo cuyo único alimento procedía de sus bosques limítrofes.

Este pueblo no se dedicaba a la caza porque su cultura les prohibía el consumo de cualquier tipo de carne y en todo su alrededor tenían solo un tipo de alimento, que era un fruto del cual habían dos variantes. Uno de ellos era altamente venenoso, al igual que sus derivados tales como semillas, hojas o raíces, mientras que el otro era altamente nutritivo y era la base de la ingesta de todo el pueblo.

            Esta distinción únicamente la conocía un viejo ermitaño que brindaba sus conocimientos al pueblo de una manera secreta. Este no dejaba que nadie lo siguiera, le gustaba trabajar solo y era capaz de matar a quien lo vigilara.

            Un día como otro cualquiera, el viejo apareció muerto a causa de un envenenamiento por este famoso fruto.

            Enseguida la preocupación del pueblo se hizo notar, no podían entender cómo el único que conocía la distinción podía haber muerto por el consumo del fruto prohibido. La duda crecía cada vez más y los recursos se agotaban, el hambre afloraba y nadie se atrevía a consumir ningún fruto.

            La primera opción del pueblo fue abandonar el lugar e ir a probar suerte a otras tierras, pero fue entonces cuando un joven muy audaz les hizo entender que ese pueblo era parte de su identidad.

 El muchacho propuso sacrificarse por el pueblo recogiendo los dos tipos de frutos juntos con sus derivados y consumiendo uno de los dos para conocer el tóxico.

            Una vez finalizada la colecta, se dispuso a probar uno de los frutos, casualmente probó el tóxico y su agonía no tardó en aparecer. Se retorció de dolor hasta que su corazón dejó de emitir latidos.

            Todo el pueblo conmocionado ante tal espectáculo recogió el fruto mordido y lo observó con detenimiento, cada curva, cada color y cada detalle que les sirviera para identificarlo.

            Cada una de sus características (y de sus derivados) fue examinada, anotada y organizada en grandes libros a los cuales podía acceder cualquier habitante de la región, de esta manera no volvieron a dejar su suerte en las manos de una única persona, desarrollando lo que hoy en día conocemos como bases de datos.

De esta manera se indica mi forma de trabajo en la que todo tiene que estar organizado y catalogado en contenedores de almacenamiento, para poder acceder a ellos en cualquier momento y se le apliquen las transformaciones que sean necesarias.

Los archivos de uno mismo sirven para mejorar lo ya desarrollado anteriormente y poder nutrirse de ellos. Entonces podemos seguir trabajando con una misma dinámica sin renunciar a un estilo personal, del cual admitimos que puede sufrir modificaciones y que si otros trabajan del mismo modo poder fusionar estilos o formas de pensar, pudiendo conseguir incluso documentos más potentes. En constante cambio con el fin de mejorar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s