Fa

Estándar

Me dispongo a hacer un simple acorde en mi guitarra pero no puedo evitar detenerme por un segundo y reflexionar sobre lo que estoy haciendo, indago en mi conciencia y recuerdo la primera vez que había sostenido este instrumento y me dijeron lo que era un acorde. Entonces es el momento en el que me doy cuenta de la habilidad adquirida y como este “pasatiempo” se convirtió en un hábito.

Conseguí en mí interiorizar los movimientos y realizarlos de forma automática sin pensar como los hago. El problema surge cuando se intenta explicar, uno sabe que domina el instrumento pero lo difícil es hacer que lo dominen los demás.

Si quisiera explicar un acorde todo sería una gran absurda explicación sin antes colocarla en un marco teórico.

Como bien sabemos, cada profesión tiene su propio lenguaje, por ejemplo los arquitectos se expresan a través de los dibujos: con planos, secciones… Cada profesión tiene una forma de expresarse que le es útil para explicar y desarrollar lo que hace.

En el caso de los músicos, se expresan a través de partituras que se leen en pentagramas, que básicamente ordenan el tiempo, los compases y las notas en un mismo lugar. Pero además, tienen otro sistema, menos conocido que este, utilizado por guitarristas. Este sistema se llama tablatura y al igual que las partituras, organizan las notas pero carecen de tiempo y compas. Se trata de un sistema guía en el que hay que conocer previamente lo que se toca, o saber interpretar una partitura, por eso suele ir acompañado de ésta.

La tablatura es muy útil para personas que se están iniciando en instrumentos de cuerda tales como la guitarra o el bajo, y en este caso, es el sistema que me servirá para desarrollar mi explicación.

Como se dijo anteriormente, una tablatura sirve de guía y al igual que una partitura, está compuesta por líneas. Si bien la partitura está formada por un pentagrama (cinco líneas), la tablatura tiene seis (haciendo referencia a las seis cuerdas de una guitarra estándar). El orden de estas líneas equivale a cómo nosotros vemos la guitarra cuando la estamos tocando, donde la primera cuerda es la que está más alejada de nosotros y la sexta es la más próxima.

El sistema que sigue una tablatura es el de números dispuestos sobre las líneas donde cada número equivale a un traste. ¿Qué es un traste?, es cada una de las divisiones que generan unos resaltes en el mástil de la guitarra.

Cada número se dispone en una línea, entonces si encontramos el número tres sobre la quinta línea quiere decir que debemos tocar la quinta cuerda en el tercer traste. De la misma manera, si encontramos dos números, uno encima de otro debemos tocarlos a la vez.

Imagen 

Explicación tablatura

Imagen

Ejemplo de tablatura

Una vez explicado qué es una tablatura, ya se puede entender mejor como se hace un acorde de una manera gráfica, la cual servirá para complementar mi descripción.

Imagen

Me dispongo a hacer un simple acorde en mi guitarra. Me siento en una silla y la tomo,  sujeto su mástil con mi mano izquierda al mismo tiempo que apoyo la curva de la caja sobre el cuádriceps de mi pierna derecha. Acto seguido la abrazo como si fuera una mujer y le doy cobijo sobre mi vientre.

Antes de hacer acordes, me aseguro que su sonido será el adecuado, por tanto compruebo que su afinación es correcta. Noto que la tercera cuerda suena medio tono desafinada, lo cual me lleva a calibrarla para que esté en armonía con las demás, modifico su tono ayudándome de los clavijeros, los retuerzo con mi mano izquierda mientras que con mi dedo pulgar de la mano derecha hago sonar la cuerda y  compruebo que se aproxima a la nota que se quiere conseguir (sol).

Finalmente la guitarra tiene sus seis cuerdas en armonía y puedo proseguir en la realización del acorde.

De esta manera, vuelvo a agarrar con confianza mi guitarra por su mástil y con mi dedo índice de la mano izquierda realizo lo que se denomina cejilla. Una cejilla consiste en presionar todas las cuerdas con un solo dedo, es muy importante que se presionen bien todas las cuerdas para que no haya sonidos mudos en el acorde.

Ayudando al dedo índice en la realización de la cejilla aparece en escena el dedo pulgar de mi mano izquierda, el cual se acomoda en el mástil por la parte posterior de este para permitir que la muñeca se incline hacia adelante y le permita al dedo índice abarcar todo el espacio del mástil. Así se consigue presionar correctamente todas las cuerdas.

Imagen

Colocación del dedo pulgar

El acorde que quiero conseguir en este caso es un Fa mayor, por tanto la cejilla se realizará  en el primer traste y se representará en mi tablatura como una columna de números colocados en todas las líneas a excepción de las líneas tres, cuatro y cinco, ya que esas líneas estarán ocupadas por la terminación del acorde.

Para terminar el acorde presiono con mi dedo corazón la tercera cuerda del segundo traste, con mi dedo meñique presiono la cuarta cuerda en el tercer traste y por último, presiono con el dedo anular la quinta cuerda del tercer traste. Al mismo tiempo que realizo este último paso continúo haciendo la cejilla en el primer traste y mantengo relajada pero firme mi muñeca. De no ser así me cansaría y no podría tocar dos acordes seguidos.

El acorde ya lo tengo conformado pero no puede sonar por sí solo, necesita un rasgueo. Para ello con mi mano izquierda agarro una púa de plástico, la cual la sujeto con la articulación de mi dedo índice para dotarla de flexibilidad y con la huella de mi dedo pulgar.

Una vez que tengo la púa en mi mano derecha la deslizo de arriba hacia abajo y la hago pasar por todas las cuerdas a la altura del hueco de la caja. Una vez realizado el rasgueo puedo sentir como mis oídos perciben un acorde limpio, suena un Fa.

Imagen

Imagen

Imagen

Colocación opcional de la púa

A través de esta descripción me doy cuenta de lo importante que es la práctica para realizar una tarea correctamente. Hay un dicho en karate que dice que “El Karate Do no consiste tan sólo en adquirir una cierta destreza, sino también en dominar el arte de ser un miembro de la sociedad bueno y honesto” (Gichin Funakoshi, 2007)

 Es imposible realizar el acorde de Fa perfectamente a la primera debido a que la muñeca izquierda no practicó el movimiento y por tanto no tiene la flexibilidad necesaria para hacer que el acorde suene limpio.

Atendiendo a lo que decía Funakoshi, si se realiza una tarea con rigor, con práctica,  no solo se consigue habilidad, estamos consiguiendo una mejora en la sociedad. Esto me da pie a seguir en mi explicación.

Si una tarea se realiza con una frecuencia diaria, estamos generando un sistema de trabajo disciplinario. Estudios en el University College de Londres demostraron que se necesitan 66 días para que se genere un hábito y poder mantenerlo durante años (Phillippa Lally et al 2010:1009), lo cual me explica que si se implanta una idea en una sociedad se puede generar un hábito que la mejorará, lo primordial es saber comunicar esa idea.

 

 

Bibliografía

Gichin Funakoshi, 2007. Autobiografía. Dojo ediciones

Phillippa Lally , Cornelia H. M. van Jaarsveld, Henry W. W. Potts, Jane Wardle, 2010. “Habit formation in the real world”.Volumen 40: 998-1009

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s