Entorno profesional: Antonio Maciá/ Ignacio Solano

Estándar

En el proyecto se buscó desde un principio cambiar los ritmos de la ciudad, se pensó que una cafetería sería una buena opción para conseguirlo. Esta llevaba detrás de si un mensaje de captación de masas basada en estrategias de marketing que a su vez llevaron a intenciones de incidir en lo sensorial, básicamente a través de la vista y el olfato.

Como se pretendía no pasar desapercibido, la idea de captación se buscó de lo que carecía el entorno (el cual es fundamental en el proyecto), es decir, se buscó conseguir un espacio verde que contrarreste con lo colindante. De esta idea surgió una fachada vegetal o jardín vertical.

Las características que se exigieron desde un principio fueron las de conseguir que sea frondosa y colorida (lo cual haría que llame la atención). Había una intención de que esta fachada se luzca por la noche, pero no se podía iluminar con focos debido a que detrás de esa fachada se encuentra la vivienda de María Langarita, por tanto se optó por introducir focos fluorescentes detrás del jardín vertical para que cuando la luz entre en contacto con las flores las haga brillar de una forma peculiar.

Llegados a este punto se abrían muchos interrogantes, no se podía avanzar, las fachadas vegetales necesitan un tratamiento exhaustivo y se dudaba si se le podían aplicar focos fluorescentes. Por tanto, al tener estas dudas sobre la mesa empecé a buscar gente que haya trabajado en este tema. 

Mi primer contacto fue Antonio Maciá Mateus, profesor de estructuras para arquitectura en la escuela politécnica de la universidad de Alicante. Mantuvimos una larga charla en la que me contaba sus proyectos en los que había aplicado este tipo de fachada (más veces de las que creía). Me hizo ver las diferentes variantes que podía conseguir y lo necesario acorde a cada orientación de esta. Además me explicó lo necesario para mantenerla y me dio un contacto muy valioso: Ignacio Solano, con quien estuvo trabajando recientemente.

Me comentó que Ignacio podrá orientarme en la conformación de la fachada. “Lo normal en un jardín vertical es estar manteniendo la vegetación con cuidado porque esta se seca y no crece, el problema que tiene Ignacio es que hay que podarlas porque crecen demasiado” comentaba Antonio.

Ignacio Solano es un biólogo con mucha experiencia en ecosistemas y que aplica sus conocimientos en el mundo de la construcción con las fachadas vegetales, por ejemplo es el creador de la patente de la fachada vegetal utilizada en el Caixaforum de Madrid.

Con su ayuda podré conseguir aquello que se buscaba para seguir definiendo la casa de María Langarita.

ImagenCaixaforum, Madrid

Ignacio Solano

Marketing

Estándar

La vivienda de María Langarita se había planteado desde un principio (por encargo del cliente) como un foco de atracción y un punto en el que se modifican los ritmos de la ciudad de Madrid.

A raíz de estas peticiones se generó una cafetería en la cual se producirían estos cambios. Mediante  procesos de ideación y desarrollo se empezaron a apreciar claras intenciones de guiar a las masas.

Para conseguir esas primeras intenciones me fijé en marcas que inciden en las mentes de sus clientes y los incentivan para comprar. Empresas como ZARA por ejemplo que no gastan en publicidad y sin embargo sus colecciones son deseadas en el mundo entero.

¿Quién estaba detrás de todo esto? La culpable de estas estrategias de marketing era el grupo INDITEX que no solo trabaja para ZARA sino para otras marcas de prestigio como Massimo Dutti o Stradivarius.

Me di cuenta entonces, que la casa de María se tenía que desarrollar con estrategias de marketing, estas estrategias están configurando el proyecto, son las culpables de la forma de este, de su emplazamiento y de todo aquello  que lo identifica.

Por tanto debía ir a más, tenía que ponerme en contacto con gente entendida en economía, el “branding” o marketing empresarial. Necesitaba gente que me orientase y me ayudase a desarrollar con más precisión y garantía de éxito el proyecto.

Finalmente, leyendo la revista digital eleconomista.es me derivó a páginas destinadas a la mercadotecnia y publicidad donde empecé a encontrar mis primeros contactos.

A través de mis contactos (especialistas en marketing) podré seguir desarrollando la casa de María Langarita con estrategias de mercado y así conseguir objetivos marcados por mi cliente.

A través de sus conocimientos y experiencia en este ámbito considero que podré conseguir una base sólida en la que potenciar al máximo las intenciones de María.

 

Patrones

Estándar

Imagen

 

La casa de María Langarita partía de una idea de atracción, esa atracción se desarrolla a través de lo sensorial. Los sentidos más desarrollados por el ser humano son la vista y el olfato, por tanto, es a través de estos sentidos mediante los cuales se pretende captar la atención de la gente.

La atracción a través de los sentidos es una estrategia muy utilizada por empresas como INDITEX, la cual realiza las estrategias de marketing para marcas comerciales como ZARA, Bershka o Massimo Dutti. En el caso de Massimo Dutti desarrollaron un aroma único para la marca. Esta fragancia la sitúan en las entradas a los establecimientos, lugares de intercambio de aire que se aprovechan para incitar a la compra.

De la misma manera sucede en este proyecto, en sus accesos se colocan ambientadores que ya avisan de que hay una actividad.

 

 

Imagen

 

En este dibujo se puede apreciar como se instala una linterna en la cubierta del edificio para absorver la luz solar y esparcirla por los diferentes espacios.

 

 

Imagen

 

Como se explicaba anteriormente, se quiere atraer gente a través de los sentidos, el olfativo se genera con los ambientadores situados en las zonas de intercambio de aire, pero también surge una nueva forma de atracción sensorial.

El contexto del proyecto se sitúa en una zona del centro de Madrid en la que se carece de vegetación. A partir de esta carencia se genera una fachada vegetal con la función de atraer a través de la vista y el olfato y conseguir intimidad en la vivienda. Pero surge un inconveniente: con la fachada vegetal se capta la atención del olfato y la vista solo de día, de noche solamente a través del olfato. Por tanto, se colocan luces negras detrás de las plantas para que la luz al entrar en contacto con las flores (Clemátide de Armand) las hagan brillar.